La minería de arcillas en la Provincia de Teruel

La minería de arcillas ha aumentados en los últimos años gracias a la recuperación de la industria azulejera de Castellón, después de la crisis que se llevó por delante muchas de las fábricas de esta industria. La “presión” minera se ha transportado en buena parte a las comarcas de Teruel debido al bloqueo por parte de la Generalitat Valenciana de nuevos permisos mineros. En la provincia de Teruel la mayor parte de estas explotaciones se encuentran en las tierras altas del Alfambra (Aguilar del Alfambra, Camarillas, Galve…), la cuenca del río Guadalope desde su nacimiento en Villarroya de los Pinares y tierras del Bajo Aragón. Estas comarcas han tenido una explotación histórica de canteras de arcilla, siendo además continuada en el tiempo.

No obstante, en los últimos años las solicitudes de nuevos proyectos han provocado cuanto menos una inquietud y malestar en buena parte de la sociedad turolense. Esto es debido en gran medida a que no se aprecian avances aceptables en las restauraciones de las minas ya explotadas o en actividad. Es decir, no se observa un compromiso por recuperar un paisaje castigado por las extracciones mineras.

La minería en cualquier lugar y circunstancia debe borrar sus huellas una vez explotados los recursos, devolviendo al paisaje una constitución lo más natural posible y cercano a su estado inicial. Esta es la única forma de que la sociedad vea a la minería como una verdadera fuente de riqueza y desarrollo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *